Arquitectura y Diseño, Uncategorized
Comments 2

Diseño de proyectos mixtos: la visión del crucero

El crecimiento en el desarrollo de proyectos mixtos obedece a múltiples fenómenos recientes. Por un lado, un entendimiento sobre los beneficios financieros de maximizar posibilidades de mercado;  por otro una nueva conciencia sobre los beneficios sociales que generan este tipo de proyectos y el apoyo de parte de autoridades (intencional o no) para generarlos.

La tendencia positiva ha provocado un mayor número de emprendimientos de este tipo en todas las ciudades principales de Latinoamérica. El problema es que al terminarse la obra, pocos resultados tangibles se alcanzan a ver sobre un nuevo modelo de convivencia social. Más bien se han desarrollado proyectos de combinación de usos y no de usos verdaderamente mixtos.

 

Para mejorar el proceso de diseño de proyectos mixtos hay que cambiar nuestra visión de arquitectura. Tenemos que imaginar en lugar de pensar en un edificio simple, que estamos construyendo un crucero. ¿Por qué? Aquí diez puntos que detallan  las ideas de este enfoque:

  1. Ante todo, el crucero se mueve. Cambia su ubicación y nos lleva a puertos diferentes, idealmente mejores que su lugar de salida. Un proyecto mixto debe tener la capacidad de “trasportarte” fuera de la ciudad o de su zona.
  2. Nos olvidamos del carro. No hay uso para el carro en altamar. Incluso poca necesidad hay de salir del barco si uno no lo quiere. En un proyecto mixto debemos tener la capacidad de lograr separar al visitante o residente de su automóvil.
  3. El uso principal dentro del crucero no se define como vivienda o comercio. El uso se define como ENTRETENIMIENTO. Todo está pensado para disfrutar el tiempo en el barco. Quien diseña proyectos mixtos, debe pensar profundamente sobre la capacidad de su proyecto para crear esferas de convivencia de esta naturaleza incorporadas en su proyecto.
  4. El barco es incluyente de diferentes niveles socioeconómicos conviviendo en espacios físicos muy cercanos. Debemos romper la noción sobre la imposibilidad de reunir diferentes segmentos. Un proyecto mixto es un punto de reunión que democratiza la zona y a la vez encuentra públicos de segmentos socioeconómicos más altos que son atraídos por el concepto.
  5. Las actividades “a bordo” están segmentadas por etapa de vida. Esto crea una convivencia mucho más apropiada y genera reuniones naturales. Además, aprovecha los espacios que mejor funcionan para cada uso (piensen en la ubicación de la discoteca versus la guardería).
  6. El barco está diseñado en una escala en que funcionan los servicios comerciales y la convivencia. Un barco demasiado pequeño no tendrá la masa crítica suficiente para operar correctamente.
  7. Los espacios privativos son extremadamente eficientes. Se entiende que el área es escasa y por lo mismo se debe maximizar el uso de cada centímetro privado. A cambio, se propone un esquema en donde hay muchas más áreas públicas que en un proyecto tradicional de un solo uso.
  8. El servicio se vuelve protagónico de la experiencia a bordo. En una encuesta reciente a turistas de crucero, la segunda razón –después del entretenimiento- por la cual se prefiere este tipo de viaje es el servicio a bordo. Entender al proyecto como un gran negocio de hospitalidad implica que estemos preparado para un modelo operativo mucho más sofisticado al de un edificio inerte.
  9. Las áreas de reunión se dispersan a través del barco pero a la vez se crean espacios centrales que se vuelven el “corazón” de convivencia. En este corazón siempre se tiene un lugar vibrante de reunión.
  10. Las circulaciones verticales se trabajan de tal forma que sea deseable hacerlas peatonalmente. De esta forma se reduce el uso de elevadores, pero también se genera una convivencia de encuentro y se activa (deportivamente) a la comunidad. En mi primer crucero me sorprendí de la cantidad de gente usando las escaleras (aún con elevadores disponibles).

 

crucero-mediterráneo

Estos son solo algunos de los puntos en los cuales esta visión se puede hacer tangible.

En la nueva dinámica de ciudad se necesitan arquitectos de altamar. Los invito a seguir navegando la profundidad de la nueva realidad urbana.

*Carlos Muñoz 4S es arquitecto de cruceros urbanos. Para él, no hay mayor deleite que ver  un proyecto construido que logra llevarnos a una realidad diferente. Encuéntralo en carlos@grupo4s.com

**Inscríbete a nuestro newsletter para recibir contenido estratégico de desarrollo inmobiliario, haciendo click aquí. Si estás interesado en recibir información de nuestros servicios de conceptualización de proyectos y cursos, envíanos un correo a: capacitacion@grupo4s.com

2 Comments

  1. Muy buen artículo, uso mixto y movilidad en los proyectos , ya bien lo apuntaba el Gran Corbu:
    “..La arquitectura refleja el
    Estado de ánimo de una época”..

Deja un comentario