Artículos más leídos, Desarrollo inmobiliario
Leave a Comment

Comunidades Planeadas

 Comunidades planeadasA medida que la tecnología institucional, financiera y constructiva ha madurado, los líderes en desarrollo inmobiliario han embarcado en proyectos de escala más ambiciosa. Sin que esto sea una corriente nueva, la realidad es que el desarrollo de comunidades planeadas ha cambiado a pasos agigantados.

La visión de su conceptualización ha tenido modificaciones  profundas desde el punto de vista urbanístico, mercadológico y de integración inmobiliaria.

Durante la reunión anual de ULI Latinoamérica se integró un panel de investigación que presentó escenarios prospectivos sobre el rumbo que llevan las comunidades planeadas a futuro. El recorrido conclusivo se hizo sobre la base de retratar el pasado, presente y futuro.

Pasado

Pasado1

La planeación urbana de gran escala del pasado se caracterizaba por plantearse como una isla fuera de la ciudad. Se pensaba en la ciudad como un espacio de trabajo, del que había que refugiarse todos los días. Estas “islas suburbanas” generalmente privilegiaban el espacio privativo sobre el comunitario, además de que solo se contemplaban amenidades que causaran un impacto aspiracional, aún y cuando no tuvieran uso (por ejemplo campos de golf).

A nivel mercado  se buscaba siempre la segregación de niveles socioeconómicos. Una baja cultura financiera provocaba que se acentuara la autoconstrucción y por tanto el crecimiento era progresivo y desordenado estéticamente. A raíz de estas condiciones, los desarrolladores buscaban la venta de commodities sin un enfoque de mercado específico.

El resultado de la visión del pasado son las grandes zonas dormitorio que hoy existen en nuestras ciudades, mismas que son generadoras de tráfico y responsables de la desconexión de usos en el sistema urbano.

Presente

Presente1

Hoy está claro que la ciudad del futuro se caracteriza por ser policéntrica. En la visión actual de urbanismo se destacan los distritos mixtos que resuelven la vida completa, integrando diferentes usos. Esta integración es la que provoca un sentido de comunidad, en donde el elemento más valioso se vuelve el “efecto no planeado”; el grupo deportivo que se organiza en el parque, la mesa de ajedrez que aparece ocasionalmente en la banqueta, el encuentro de estudio, todas  y cada una de aquellas reuniones aleatorias y espontáneas.

Está claro también que los genéricos ya no son fáciles de comercializar. Por ende, se buscan productos que atiendan a nichos de mercado y con alta diferenciación de sus competidores tradicionales. La sustentabilidad, tecnología y el diseño se encuentran en el centro de esa búsqueda de excelsitud de parte de los proyectos del presente.

El crecimiento de los nuevos demográficos sin hijos está cambiando el tejido demográfico y sus necesidades espaciales. Con la conciencia sobre movilidad social y accesos más estables al crédito, estos segmentos “transicionales” han ganado fuerza  en el mercado. Con ello, crece la preferencia por amenidades y espacios comunes. El presente finalmente ofrece espacios pensando en servir mejor a cada etapa de vida.

Futuro

Futuro1

La conciencia por servir mejor a las citadas etapas de vida estará en el foco de diseño de las nuevas comunidades planeadas. Amenidades muy diferenciadas, útiles y memorables estarán en el corazón de comunidades que buscarán trascender internacionalmente. Este espíritu de trascendencia internacional además provocará una mayor conexión tecnológica de la comunidad,  donde los inmuebles serán responsables de facilitarnos la vida por medio de fórmulas de vinculación social.

La comunidad del futuro además  busca su capilaridad. Los límites de donde termina lo planeado e inicia la ciudad no están claros. La comunidad planeada se convierte en  un órgano nuevo en la ciudad dotando de “terceros lugares” a la comunidad para hacer la urbe cada vez más sorprendente. Los desarrolladores buscarán su integración con la comunidad por responsabilidad social y sentido de negocio.

En el ámbito arquitectónico, continuará la presión sobre los metros privativos y se acentuarán a nivel urbano las exigencias de diseño y arte integradas a la esencia del proyecto inmobiliario. Los conceptos auténticos gozarán de efectos virales de comunicación que acelerarán los procesos de integración con su comunidad.

Finalmente, el mercado buscará la segmentación psicográfica y de estilos de vida en lugar de la segregación por niveles socioeconómicos. El materialismo pierde fuerza en una comunidad madura.

Como parte del proceso de reflexión, se integró la tabla periódica de elementos que incluye una comunidad planeada del futuro. Esperamos que sea inspiración para detonar mejores comunidades en todo el continente.

tabla-01

**Inscríbete a nuestro newsletter para recibir contenido estratégico de desarrollo inmobiliario, haciendo click aquí. Si estás interesado en recibir información de nuestros servicios de conceptualización de proyectos y cursos, envíanos un correo a: capacitacion@grupo4s.com

by

Grupo 4S es una empresa internacional de consultoría que apoya a inversionistas y desarrolladores a la conceptualización de proyectos inmobiliarios / Grupo 4S is an international consulting enterprise that supports inverstors and developers to create extraordinary real estate projects.

Deja un comentario